jueves, 2 de diciembre de 2010

Poesía 333

Nunca sabes dónde absurdamente guardas tus sueños, hasta que los encuentras en el fondo de todas tus palabras.

.

2 comentarios:

  1. Los sueños ocultos, en la trastienda también de los versos. Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Ahí están también sí... Saludos!

    ResponderEliminar